Los NO que Sí funcionan

Imagen tomada de Plano informativo

La seguridad no es más que una percepción; sin embargo, la forma en que fuimos criados y el sistema de creencias que hemos asumido, sumado a los medios, el marketing, la religión y hasta el mismo gobierno que nos inducen cada vez a que nos sintamos como si estuviéramos pisando un terreno de arena movediza donde en algún momento nos vamos a hundir, haciendo que la gran mayoría de las personas vivan en constante miedo a que algo malo le suceda, a perder lo que tienen ya sea material o su dignidad, su status, su familia, en general, todo.  De ahí vienen muchos comportamientos egocéntricos y de apariencia que no dejan ver el ser maravilloso que eres realmente.

Te invito a que leas detenidamente los siguientes No y determines si estás obrando desde tu ser o tu querer ser

No te metas en la mentira de que requieres un arma para protegerte de los maleantes

No te metas en la mentira de que tienes que conseguir dinero a toda costa para disfrutar la vida

No te metas en la mentira de que si no tienes el celular de última gama eres un fracasado

No te metas en la mentira de que si no es con esa chica/chico no serás feliz

No te metas en la mentira de que tu condominio es seguro porque tiene más cámaras y encerramiento

Imagen tomada de el informador

No te metas en la mentira de que si salen todo el tiempo en redes sociales hablando de sus maravillas esos son los exitosos

No te metas en la mentira de que el fumar, beber, malgastar te vuelve poderoso

No te metas………..Pregúntate ¿Qué tan reales y fructíferas son las decisiones que tomas en la vida? ¿Qué buscas con esas actitudes?

Como dice el curso de milagros, lección 48 “No hay nada que temer”  el temor se encuentra dentro de nosotros, en nuestro pensamiento limitado ya que fabricamos ilusiones.  Te invito a que tomes conciencia de tus pensamientos y practiques como un mantra la frase “No hay nada que temer”

Por Sol, Administradora 3.0, cofundadora de RedSURI

En RedSURI somos conectores entre la administración,
la comunidad y las empresas en los
conjuntos residenciales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *