Identifica la creencia que puede dañar las relaciones en tu conjunto

El hecho de vivir en un conjunto residencial, hace que te formes una idea y generes hasta unas creencias de tus vecinos y de la vida en general dentro del conjunto; esto ha sido generado por vivencias o por lo que escuchas que sucede en estos espacios.
Aquí es donde podemos encontrarnos con las siguientes expresiones, que hace que las personas se encostren y quieran vivir dentro de un caparazón para que nadie los moleste:

– “Los vecinos son chismosos” (comunidad en general)
– “Mi hijo no hace daños” ( y lo dejan solo en las áreas comunes)
– “Soy el presidente del consejo y puedo tomar decisiones por todos.” Este cargo no te hace más que los demás.
– “Si logro verme con el administrador y le comento, igual no pasa nada”.

Otras creencias dentro del conjunto, tienen que ver con el dinero, que denota cuan limitados estamos frente a la abundancia y seguimos a través de esa energía, generando pobreza; por ejemplo:
– “El dinero no alcanza para nada” (comunidad en general)
– “No me puedo salir del presupuesto” (Comunidad en general) El presupuesto no es una camisa de fuerza, es una guía, si se sale del presupuesto simplemente lo debe justificar pues debe ser para el bien general.
– “¿Que tajada estará sacando el administrador de ahí?” (Residentes) Esto viene muy de la mano sobre el pensamiento de la política

En nuestras investigaciones, me doy cuenta que las personas si quieren vivir en armonía con otros, pero no se hacen responsables de generar acciones que conlleven a ello, sino que esperan que otros las hagan; como lo refieren en el libro “seguridad y convivencia en multifamiliares” de la universidad del Valle “Paradójicamente hay un culto a la privacidad y al respeto del espacio íntimo, un deseo de no tener actividades de integración y, a la vez, un deseo de conocimiento del otro que favorezca las anheladas relaciones de comunidad o común unidad”

¿Te has puesto a pensar que somos como bolas de fuego que con la llama y el calor que emite puede generar quemaduras? Cuando nos creamos una idea sobre algo y la propagamos, nos estamos cerrando a la diversidad de posibilidades que pueden existir. La apertura hace que nuestra vida sea más feliz.

Por Sol – Administradora 3.0, RedSURI

Síganos en Facebook! y en Twitter y mantenga informad@

En RedSURI somos conectores entre la administración, 
la comunidad y las empresas en los 
conjuntos residenciales.

Visítenos en http://www.redsuri.com

Puede dejar sus comentarios y compartirlo por sus redes sociales:

Convivencia vacía

Somos parte de una Convivencia Vacía: ”La convivencia en mi unidad es sana porque soy la única que vivo en ella, no hay con quien interactuar, no hay ruido y por eso el ambiente es agradable”.

 Al conocer la consolidación de una encuesta realizada recientemente en Cali, liderada por RedSURI como parte de un proceso dinámico empresarial desarrollado en meses recientes, casi de inmediato supe cuál sería la temática abordada ante la posibilidad de una publicación de este tipo, ¿la razón? Una de las respuestas más contundentes (y sorpresivas) obtenidas que me condujo a plantear este interrogante:

¿Realmente hay convivencia en las unidades residenciales?

Antes de confrontar mis afirmaciones me remití al diccionario más cercano para buscar dos términos simples “convivir” y “habitar”, siendo la primera definida como “habitar en compañía de otra u otras personas” y la segunda como “vivir, morar en un lugar o en una casa”, entonces planteé como errada la respuesta de ese setenta y cinco por ciento (75%) de encuestados que contestó estar a gusto con la “convivencia” en su unidad y sus alrededores…

Partiendo de los significados antes compartidos, para que haya convivencia deben interactuar dos aspectos estructurales: espacio y personas, cosa que por lo visto no tiene claro el grupo encuestado, pues los residentes aludieron sentirse a gusto porque hay tranquilidad, lo que al final se traduce como su percepción producto de no permanecer mucho en el conjunto. Si lo leemos de otra forma, encontraríamos esta reflexión quizá más honesta y menos humana porque se está siendo menos social: ”La convivencia en mi unidad es sana porque soy la única que vivo en ella, no hay con quien interactuar, no hay ruido y por eso el ambiente es agradable”.

Y ese 25% restante de los encuestados reinterpretaría su respuesta así: “Sí hay convivencia en mi unidad solo que es negativa, porque desafortunadamente rompe con la armonía que todos buscamos (y tenemos derecho) como seres humanos de vivir felices en mi espacio y en los compartidos”.

El principal argumento que impide una sana convivencia, según refieren los residentes entrevistados, es el ruido excesivo por parte de sus vecinos.

Si vamos un poco más allá, lo anterior nos indicaría que las personas “bullosas” por lo general son personas vacías, personas que sienten la necesidad (insconciente) de llamar la atención y de recibir el reconocimiento que de pequeños no tuvieron, temerosas de autoconocerse en soledad y temerosas de conocer a otros, la mejor forma de explicarme es a través de este cuento hallado en www. .rinconpsicologia.com:

  “Un día, mientras paseaba con mi padre, se detuvo en una curva antes de llegar a una carretera vieja y desierta. Entonces me preguntó:

– ¿Además del cantar de los pájaros, el sol y el olor de las flores, percibes otra cosa hijo mío? 

Miré a mi alrededor y después de algunos segundos respondí:

– Estoy escuchando el ruido de una carreta. 

– Así es – dijo mi padre. – Se trata de una carreta vacía.

Le pregunté cómo podía saber que la carreta estaba desierta si aún no la habíamos visto.

Entonces mi padre me respondió: 

– Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por causa del ruido. Cuanto más vacía la carreta, más ruido hace. 

Pasaron los años, crecí y mi padre murió. Hoy, cuando escucho a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de los demás, siendo inoportuna, presumiendo o intentando ser el centro de la atención, me parece escuchar a mi padre diciendo: ‘Cuanto más vacía la carreta, más ruido hace’.”

Finalmente, es mi deseo aclarar y atreverme a decir que, el resultado de la encuesta no solo se circunscribe a Cali, sino a cualquier parte del mundo donde habite la complejidad del ser humano.   

 Diana Lucía Muñoz

Directora de Fundación SoyMujer.co

Emprendimiento Empresarial

Síganos en Facebook! y en Twitter y mantenga informad@

En RedSURI somos conectores entre la administración, 
la comunidad y las empresas en los 
conjuntos residenciales.

Visítenos en http://www.redsuri.com

Puede dejar sus comentarios y compartirlo por sus redes sociales:

 

El poder de la madre

La Integración está asociada directamente a la Madre, pues es quien une los lazos en la familia, en el hogar; por ello se le da tanta relevancia a la fecha creada para ellas.

La participación de la mujer en el desempeño de su papel de madre en la sociedad aparece eminentemente ligada al de sus hijos, lo cual es vital para generar una sociedad con valores o sin ellos, pues en esta época con el cambio de roles de la mujer, encontramos que muchas madres se han desligado de su papel de educadoras de los hijos, ¿Qué tal si como madres trascendemos en nuestro entorno?. Siento que la sociedad está pidiendo a gritos que la naturaleza materna se fortalezca en todos los ámbitos, para generar la unión en las personas.  No quiero decir que la mujer deje de cumplir sus sueños, quedándose en casa como lo hacían nuestras madres; pues también encontramos madres que están en casa y se la pasan viendo novelas; lo que se busca es madres conscientes que dejen su esencia amorosa y creadora en cada contacto no solo con sus seres queridos sino con quien le rodea.

En los condominios hay espacios donde las madres podrían liderar y promover la unión de esa comunidad, ya que para los habitantes de los diferentes grupos socio-económicos, la integración favorece la convivencia.  Pero esa responsabilidad se la hemos dejado al administrador el cual promueve generalmente celebraciones como el día de los niños, el día de las madres, el día de la familia, etc., los cuales generan momentos de diversión u ocio que disminuyen la intensidad de posibles conflictos, y permiten el conocimiento entre los vecinos.

La ley 675 de 2001 define la obligatoriedad de áreas sociales comunes.  El artículo 67 señala que “las unidades inmobiliarias cerradas deben disponer de áreas específicas destinadas al uso social de todos sus moradores y visitantes, como lugares de encuentro y reunión…” si bien estos espacios no garantizan la llamada integración, si facilitan el desarrollo de actividades donde confluyen los residentes.  Madre… utiliza estos espacios para Unir a tu comunidad.

Por Sol, Administradora 3.0

Síganos en Facebook! y en Twitter y mantenga informad@

En RedSURI somos conectores entre la administración, 
la comunidad y las empresas en los conjuntos residenciales.

Visítenos en http://www.redsuri.com

Puede dejar sus comentarios y compartirlo por sus redes sociales: